• Creando Puentes

¿Decís todo lo que pensás?


Solemos decidir no decir algunas de las cosas relevantes que pensamos y sentimos.

¿Cuáles son las consecuencias de revelar aquello que callo?

¿Cuáles son las consecuencias de no compartir eso que pienso?

¿Cómo hacer para hablar sin comprometer mi dignidad y al mismo tiempo sin arriesgar mi empleo?

Nuestro mayor desafío diario es mejorar la comunicación con los demás, ser auténticos en situaciones difíciles y, al mismo tiempo, mejorar la relación con nuestros interlocutores y ser efectivos con la tarea que queremos llevar a cabo. El contenido de aquello que callamos puede tener: bronca, rechazo, fastidio, miedo, descalificación, intolerancia, dudas, resentimientos, desconfianza, y todo aquello que se calla se expresa con el cuerpo. Esos pensamientos no son más que opiniones, supuestos, interpretaciones, sensaciones y emociones.

Si expresáramos estos pensamientos podriamos tener consecuencias no deseadas, quedar expuestos, podria afectar nuestra identidad siendo descalificados, se podria poner en riesgo nuestro vínculo con ese otro. Nos sentimos “sin salida”, expresarlo tiene estas consecuencias negativas y si las callo, alimento esas emociones que no me provocan bienestar. La propuesta que te hago es transformar esta “basura” en “fertilizante”para fortalecer esa relación. ¿De qué manera? Preguntando, desafiando esas opiniones, conociendo el mundo el otro es el camino para desarmar esos juicios.

Recuerda: la relación afecta de manera directa el resultado. Te propongo una serie de pasos: 1- Tomá conciencia de esos pensamientos. Antes de ser auténtico con el otro, tenés que ser auténtico con vos mismo. 2- Asumí tu responsablidad, la habilidad para responder frente a esta situacion puntual por la que estas pasando. “No importa lo que te pasa sino lo que haces co lo que te pasa”. ¿Qué estás dispuesto a hacer con esto que te pasa?. Sentite protagonista, se proactivo, hacé foco en el cambio de tu actitud como palanca para modificar la situación. 3- Preguntate: ¿cuál es tu intención en esta conversación? ¿Escuchar para responder o conocer que piensa el otro? ¿Mostrar que tenes razón o conocer el fundamento del otro? Recordá la regla de oro: “no hagas a los demás lo que no quieras que ellos te hagan a vos”. 4- Analizá esos pensamientos, esas interpretaciones y separalos de los hechos. Indaga para conocer si esos pensamientos estan fundamentados. ¿Ese hecho puede tener otra interpretacion posible?

Preguntate si tu opinión es “la verdad” o una mirada posible de la situación. A la hora de conversar, apropiate de esa opinion diciendo “esto es mi mirada, no es la verdad, asi lo veo yo”. Compartí con el otro los hechos que estan fundamentando tu opinión. Mostrá el interés que hace que para vos sea relevante tu opinion. 5- Una indagación productiva siempre invita al interlocutor a tomar conciencia y responsabilidad por sus opiniones y a fundarlas de manera efectiva. La invitacion es estar atentos a aquellos procesos automáticos que nos llevan a mantener vínculos tóxicos y a un malestar interno que nos provoca malestar.



© CREANDO PUENTES 2020