• Creando Puentes

Crecer con mentalidad de todavía


Tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes, estás en lo cierto 

Henry Ford



Te encontraste alguna vez diciéndote ¡Yo para esto no valgo!, ¡Para que lo voy a intentar si no soy bueno!


La mentalidad, asociada a las creencias que tenemos de nosotros mismos y de los otros juegan un papel fundamental en cada una de las decisiones y acciones que realizamos diariamente. 


El concepto de mentalidad fija y mentalidad de crecimiento fue desarrollado por la psicóloga e investigadora de la Universidad de Stanford, Carol Dweck.

Dweck describe en su libro, Mindset, la actitud del éxito, que el punto de vista que adopta cada persona para sí mismo afecta profundamente la forma en que cada uno lleva su vida.¿Qué mindset tenés desarrollado? y ¿Cuál desarrollás en tus alumnos?

Poseer una mentalidad fija implica creer que tus cualidades e inteligencia son inamovibles, heredadas… unos nacen con estrella y otros nacen estrellados. Si solamente tenes una cierta cantidad de inteligencia, cierta personalidad, determinado carácter… será mejor tener una buena dosis de ellas.


Por otro lado, si desarrollaste o tenés  una mentalidad de crecimiento, basas tu creencia que las cualidades básicas son algo que se pueden cultivar por medio del esfuerzo. Aunque la gente sea diferente en todos los aspectos – en sus talentos y capacidades, sus intereses- todo el mundo puede cambiar y crecer por medio de la dedicación y la experiencia. Howard Gardner en su libro Mentes Extraordinarias nos comparte que los individuos excepcionales tienen un talento excepcional para identificar sus propias fortalezas y debilidades.


Esta mentalidad de crecimiento te ayuda a desarrollar la capacidad de resiliencia que te lleva a aceptar desafíos y ser proactivo en la resolución de problemas responsabilizándote de la situación. Te ubica en una posición de aprendiz e incompletitud donde la palabra TODAVÍA se encarna en tus acciones diarias. 

La buena noticia es que ambas mentalidades son solo creencias y el pasaje de una mentalidad a otra se desarrolla por medio del aprendizaje, incluso podemos transitar de una a otra muy fácilmente. Lo importante es conocer ambas, pensar y reaccionar de forma nueva.


¿Cómo fomentar una mentalidad de crecimiento?

  • Felicítate! reconoce tus logros y esfuerzos. Celebra los grandes y pequeños objetivos alcanzados y reflexiona sobre qué hiciste para lograrlo.

  • Desafíate! trabaja tu autoeficacia estableciendo nuevos retos alcanzables

  • Perdónate! el error es parte del proceso de aprender. Si tenés miedo de fracasar te quedarás siempre en el mismo lugar y fomentarás una mentalidad fija

Y ¿ en nuestros alumnos? Primero debes desarrollarla vos para poder transmitir aquello que tienes después.

  • Anima a ir por más

  • Elogia el esfuerzo

  • Alienta en los fracasos

  • Mira los aciertos y relaciona el error con el proceso de aprender

  • Genera desafíos alcanzable

  • Felicita los logros

¡Pero por sobre todo, dá tiempo, focalizate en el proceso y regalales cada día la palabra mágica TODAVÍA!



© CREANDO PUENTES 2020